Cuando se trata de costes, las nuevas medicinas son la solución, no el problema

La innovación médica salva vidas y ha reducido los gastos de salud.

16 de mayo de 2017 – Mark Alles, CEO de Celgene

Mark Alles

MARK J. ALLES SIRVE COMO DIRECTOR EJECUTIVO DE CELGENE.

Cuando el Presidente del Panel de Pacientes se reunió recientemente para considerar las prioridades en la política para el cáncer, su enfoque estaba claro: fomentar la innovación en medicamentos que salven vidas y aumentar el acceso de los pacientes a esos medicamentos.

Existe una preocupación legítima sobre los costes del sector de la salud, por lo que es importante entender qué importa y qué funciona. En pocas palabras, la innovación médica salva vidas, y en la última década ha logrado reducir los gastos de salud en más de 1,5 billones de dólares. Pero la forma real de medir este progreso son los millones de pacientes que viven y pueden disfrutar de sus vidas gracias a tratamientos modificadores de la enfermedad. Por ejemplo, Tom Don Wright (EEUU) fue diagnosticado con mieloma múltiple -un cáncer de sangre incurable- a los 62 años, y le dijeron que no le quedaban más de 3 años de vida. Gracias a la innovación médica, está vivo 13 años después de su diagnóstico, y acaba de completar su maratón nº 100.

Don Wright no es más que un ejemplo de los muchos pacientes que ahora viven más, con mejor calidad de vida y más sanos, gracias a los nuevos tratamientos. Hoy en día, por ejemplo, más de 30 millones de pacientes con diabetes se benefician de nuevos medicamentos que controlan mejor sus niveles de glucosa. Las terapias innovadoras han ayudado a reducir a la mitad las muertes por enfermedades cardiacas, o reducir en un 20% el porcentaje que suponen las enfermedades cardiovasculares en los gastos nacionales de salud. También cabe destacar que las nuevas terapias contra el cáncer han logrado disminuir en un 25% las muertes relacionadas con esta enfermedad desde 1991, y han supuesto un beneficio económico-social de 2 billones de dólares.

Para cambiar esta situación, proponemos que los tratamientos que proporcionen el mayor impacto en la salud de las personas gravemente enfermas, sean los de menor coste compartido.

Es cierto que muchos de los medicamentos innovadores más recientes tienen un alto coste, pero el valor que aportan los medicamentos innovadores a los pacientes y a la sociedad es inmenso. Determinados medicamentos innovadores, como los tratamientos contra el cáncer, el VIH o la esclerosis múltiple suponen menos del 4% del total de los gastos sanitarios, y son consumidos por menos del 1% de todos los pacientes.

La innovación médica continúa progresando y produciendo. Hoy en día, el 89% de las recetas se prescriben con medicamentos genéricos, con precios entre un 75 y un 90% más bajos que los medicamentos originales. El coste de los medicamentos innovadores se desploma después del período de protección de las patentes, proporcionando las mejores soluciones médicas en el mundo a precios más bajos para la sociedad, mientras que se incentiva a los investigadores a seguir desarrollando nuevas e incluso mejores terapias.

Todos los stakeholders del sector de la salud deben trabajar juntos para promover reformas que mejoren el acceso amplio y asequible de los pacientes y eliminen los obstáculos de coste compartido que puedan discriminar a los pacientes que necesitan más atención.

Estamos en un momento sin precedentes de avances médicos que pueden seguir mejorando la vida de los pacientes, aumentar su esperanza de vida y reducir la carga económica en los sistemas de salud, así como garantizar su acceso a los medicamentos que necesitan. ¿Cuál es el beneficio de desarrollar nuevos medicamentos innovadores si los pacientes no pueden beneficiarse de ellos?

Todos los stakeholders del sector de la salud deben trabajar juntos para promover reformas que mejoren el acceso amplio y asequible de los pacientes y eliminen los obstáculos de coste compartido que puedan discriminar a los pacientes que necesitan más atención.

Este artículo fue publicado originalmente en Forbes.com el 2 de junio de 2017.