Políticas contra la falsificación de medicamentos

Nuestro compromiso con las iniciativas anti-falsificación de medicamentos

Es prioritario salvaguardar a los pacientes mediante un acceso responsable a las terapias

Los fármacos falsificados son un delito criminal y un gran riesgo para la salud pública. Las medicinas falsificadas pueden incluir impurezas, cantidades incorrectas de ingredientes activos o inactivos y contaminantes que pueden desencadenar graves problemas de salud, y en ocasiones, la muerte. En nuestro esfuerzo por combatir la falsificación de fármacos, Celgene sigue unas políticas muy claras con el fin de imponer de forma estricta la calidad y la seguridad de nuestros tratamientos.

Celgene sigue explorando e implementando nuevas estrategias y desarrollos tecnológicos para impedir la falsificación. También trabajamos codo con codo con entidades regulatorias, con otras compañías del sector y con autoridades de protección al consumidor de todo el mundo para asegurar un acceso seguro y adecuado a nuestras terapias. Por tanto, animamos fervientemente a los pacientes a que obtengan nuestros tratamientos mediante los protocolos de acceso adecuados y a través de proveedores sanitarios certificados.

Recomendación:   Si sospecha que se su medicina ha podido ser manipulada, le recomendamos que informe de ello a su profesional sanitario, farmacéutico o a Celgene a la mayor brevedad.