Psoriasis

¿Qué es la psoriasis?

La psoriasis suele aparecer años antes que la artritis. Es una enfermedad de la piel que causa descamación e inflamación. En general se produce en personas de entre 30 y 50 años, pero puede comenzar en la niñez. Hombres y mujeres están en riesgo por igual.

En esta enfermedad, debido a que el proceso de renovación celular de las capas de la piel está acelerado, se desarrollan placas de piel enrojecida bien delimitadas y cubiertas de escamas plateadas. Las placas de psoriasis pueden producir picor y dolor y pueden localizarse en los codos, rodillas, piernas, cuero cabelludo, espalda, cara, genitales, uñas, las palmas de las manos y plantas de los pies

La psoriasis se produce cuando los linfocitos T se activan indebidamente, causando la activación de otras respuestas inmunitarias. Algunas personas con psoriasis pueden desarrollar también artritis psoriásica, cuando hay un déficit del sistema inmunológico afectando además a las articulaciones y causando inflamación.

Como la psoriasis, los síntomas de la artritis psoriásica aparecen y desaparecen, varían de una persona a otra e incluso cambian de lugar en la misma persona con el tiempo. Los factores que pueden agravar la psoriasis pueden ser las infecciones, estrés o tensión psicológica, ciertos medicamentos o cambios en el clima.

psoriasis

La psoriasis se diagnostica observando las placas de psoriasis, siendo a veces tan características de la enfermedad que llevan directamente al diagnóstico. A veces, sin embargo, puede ser difícil de diagnosticar porque sus manifestaciones se parecen a las de otras enfermedades de la piel, En ocasiones es necesaria una biopsia cutánea (pequeñas muestras de piel extraídas para análisis) a fin de confirmar la psoriasis
El tratamiento de la psoriasis depende de la gravedad de la enfermedad, el tamaño de las placas, el tipo de psoriasis y la reacción del paciente a los tratamientos.

El tratamiento tópico aplicado directamente en las lesiones de la piel (cremas, pomadas) pueden ayudar a reducir la inflamación y la renovación celular acelerada, reducir la actividad (suprimir) del sistema inmune, ayudar a la descamación de las lesiones y suavizar la piel.

La fototerapia consiste en luz ultravioleta natural (el Sol) o artificial (PUVA) que combina el uso de luz ultravioleta con un medicamento que sensibiliza la piel a la luz (psoralenos). Por otro lado, la terapia de radiación ultravioleta de longitud de onda B (UVB), al que se han sumado, de forma más reciente, la terapia UVB de banda estrecha (UVB-BE), la terapia UVA-1, la fotoféresis, la terapia fotodinámica y el láser.

Los tratamientos sistémicos afectan a todo el cuerpo y se pueden tomar en forma oral o en inyección. Los tratamientos sistémicos tratan al cuerpo desde el interior, a diferencia de los tratamientos tópicos o la fototerapia, que tratan al cuerpo desde el exterior. Los tratamientos sistémicos se reservan habitualmente para pacientes con psoriasis moderada-severa, para los que no responden a los medicamentos tópicos convencionales o la fototerapia, y a las personas que no pueden usarlos.

Acitretino es un retinoide oral, y es una forma sintética de la vitamina A. Los retinoides ayudan a controlar la multiplicación de las células de la piel, incluyendo la rapidez de crecimiento y la exfoliación de la superficie de la piel.

La ciclosporina suprime elementos del sistema inmunológico, lo que su vez hace más lentos los procesos de la psoriasis.

El metotrexato, inhibe una enzima implicada en el ciclo rápido de crecimiento de las células. En las personas que sufren de psoriasis, el medicamento hace más lento el proceso de crecimiento de las células de la piel.

Los medicamentos biológicos están diseñados para tratar la psoriasis y la artritis psoriásica atacando las células hiperactivas del sistema inmunológico del cuerpo. Algunos medicamentos biológicos atacan a un tipo de célula del sistema inmunológico llamada célula T, mientras que otros atacan a los mensajeros químicos liberados por las células T activadas, conocidos como factor de necrosis tumoral-alfa (TNF-alfa).Entre ellos, destacan adalimumab,etanercept e infliximab, así como otros fármacos con un mecanismo de acción diferente como Ustekinumab basado en la inhibición de citoquinas como las IL12/23

Las personas con psoriasis tienen ligeramente más probabilidades de padecer hipertensión, colesterol alto, obesidad o diabetes. Mantener un peso saludable y tratar la hipertensión y el colesterol también son aspectos importantes del tratamiento.