Nuestra historia

Pasión, innovación, coraje.

Científico, señalar, pluma, computadora

Descargar historia de Celgene

El compromiso de Celgene es cambiar el curso de la sanidad mediante innovadoras investigaciones científicas, terapias para mejorar la calidad de vida y la promesa de pensar siempre primero en los pacientes.

Todos los días en el trabajo son un reto para Jessica Cybrowski, una especialista ejecutivo en asistencia al paciente de Celgene en Berkeley Heights, Nueva Jersey, E.E.U.U. Ella ayuda a los pacientes a afrontar sus problemas con el seguro de Medicare y su cobertura, intenta que los pacientes tengan acceso a los medicamentos que necesitan. A lo largo de sus años de trabajo en la empresa, Jessica ha ayudado a que innumerables pacientes. “Cuento una experiencia que es práctica y real”, comenta. “Mi equipo y yo estamos ayudándoles a luchar contra el cáncer. ¿Qué podría ser más reconfortante que eso?”. Desde ayudar a personas para que obtengan sus medicamentos hasta usar tecnología científica de última generación para descubrir nuevos tratamientos, el espíritu emprendedor de Celgene, su cultura y su compromiso con las enfermedades raras, crean una plataforma única para conseguir resultados. “Somos una empresa de innovadores, asesores, socios, creadores y compañeros”, comenta el presidente y director general Robert Hugin. “Hemos creado y continuaremos creando una empresa donde el mejor trabajo de cada empleado se vea apoyado y respaldado por el efecto que tenga en las vidas de los pacientes”. La pasión, la innovación y el coraje han pertenecido a los genes de la empresa desde su fundación. “Nuestro camino hacia a una empresa de éxito contó con algunos retos imprevistos. Para alcanzarlo, el coraje de nuestro personal para convertir estos problemas en oportunidades y aprovecharlas y la visión de no solo superar los obstáculos, sino transformarlos en nuevos planteamientos y progreso, fueron determinantes”, comenta el anterior presidente y director general, el Dr. Sol J. Barer. Sobre estos principios, Celgene se ha convertido en un líder en la entrega de medicamentos a pacientes con necesidades no cubiertas, investigando con ahínco para resolver las preguntas científicas sin responder y trabajando incansablemente para mejorar las vidas de los pacientes de todo el mundo. Al aprovechar las oportunidades, invertir fuertemente en investigación y desarrollo, y tener una perspectiva única, Celgene ha podido ofrecer opciones innovadoras a los pacientes. Tal vez el ejemplo más claro de su valentía fue llevar la talidomida al mercado para pacientes con enfermedades graves que tenían pocas opciones de tratamiento en aquel momento. Con persistencia y creatividad, Celgene pudo transformar este medicamento con mala fama en una nueva esperanza para los pacientes de cáncer.

Tanto si se trabaja para entregar terapias innovadoras a los mercados emergentes que no cuentan con la infraestructura adecuada o si se busca con determinación aprobaciones normativas para llevar nuevas opciones que traten las enfermedades con necesidades no cubiertas, los empleados de Celgene están comprometidos en que los pacientes sean la prioridad

Según Bob Hugin, “no es difícil definir cuáles deben ser nuestros objetivos, ya que no es necesario reunirse con muchos pacientes de cáncer para comprender la urgencia”. Y deja claro que la empresa apoya la osadía, la creatividad y la valentía en todos los niveles. “Este es un negocio arriesgado, y el error es un componente esencial para aprender. Nadie quiere fracasar, pero lo importante es que cuando fracasas, aprendas de ello”. A Joel Beetsch, vicepresidente de relaciones con pacientes, le ha impresionado lo abierta que es la empresa y cómo las típicas limitaciones del papeleo que hay en las organizaciones más grandes no suelen aplicarse en Celgene. “Es una cultura proactiva” comenta. Tanto si se trabaja para entregar terapias innovadoras a los mercados emergentes que no cuentan con la infraestructura adecuada, como si se busca con determinación aprobaciones normativas para llevar nuevas opciones que traten las enfermedades raras, los empleados de Celgene están comprometidos con que los pacientes sean la prioridad. Si surge un obstáculo, los compañeros trabajan conjuntamente para abordar ideas y sacar una solución al problema. “Todo el mundo en Celgene comparte un objetivo común: ayudar a los pacientes a obtener la medicación que su médico prescriptor cree que mejorará o mantendrá su calidad de vida”, afirma Jessica. “Sabemos que cada uno de nosotros contribuye a ayudar a que un paciente consiga lo que necesita de una forma u otra. Es una misión de equipo, lo que es de por sí una recompensa”. Para Axelle Beauchamp, directora jefe de Recursos Humanos en Boudry, Suiza, los empleados creativos que colaboran en un objetivo común son los elementos esenciales de Celgene: los genes que dan forma a la empresa. “La gente tiene mucho talento, está motivada y busca pensar sin convencionalismos, marcando la diferencia” declara. “Todo el mundo se compromete porque creen en la misión. Al tener los mismos valores, los resultados que ofrecen son sobresalientes”. La historia de Celgene abarca oportunidades inesperadas, el valor de aprovecharlas y la visión para transformarlas en progreso. Al final, Celgene espera convertir algunos de los retos más formidables de las enfermedades del siglo XXI en afecciones manejables. “Solo adoptando la innovación tendremos la capacidad de triunfar haciendo el bien, mientras promovemos la prosperidad internacional y el progreso humano para un mañana mejor” finalizar Hugin.